Cómo los profesionales del alquiler pueden combinar las ideas de los novios

Cómo los profesionales del alquiler pueden combinar las ideas de los novios

Los días de las tareas de la boda “para él” y “para ella” han quedado atrás. Lo que históricamente se ha visto como el gran día de la novia se ha vuelto más inclusivo en las ideas del novio.

Los novios son conocidos por tomar decisiones sobre cenas de ensayo, pasteles de novios y lunas de miel, y a menudo dejan el resto de la decisión a sus novias. Pero, ¿quién dijo que tiene que ser así? Tiene sentido que uno de los eventos más memorables de la vida se planifique con la colaboración de ambos socios.

Como profesionales en la industria de la planificación de eventos, podemos combinar las ideas de los novios para crear la celebración definitiva.

Si eres un profesional a cargo de combinar estas ideas, aquí tienes algunas ideas para comenzar:

1. Establecer una base para la comunicación abierta.

Desde el principio, es importante que cada persona se sienta incluida y valorada en el proceso de planificación. Conviértase en el experto en la industria de eventos y demuestre a la pareja que puede confiar en todos los detalles del gran día.

Muestre su portafolio y resalte los proyectos de los que está más orgulloso. Hable sobre la visión y los elementos esenciales del día de la boda.

Conoce tus personalidades y estilo. ¿Quieren un evento elegante o un evento informal y relajado?

Muchas parejas eligen a sus proveedores en función de las conexiones personales que sienten. Al hacer un esfuerzo por conocer a sus parejas, puede generar confianza y apertura, haciendo que el proceso de planificación sea más productivo y agradable para todos.

También es inteligente presentar sus ofertas de servicios con anticipación, ya sea para discutir qué alquileres tiene disponibles, examinar su inventario o presentar sus opciones de precios. Este también es un buen momento para que la pareja establezca su presupuesto, lo que les ayudará a definir qué detalles son más importantes.

2. Encuentra tus fortalezas.

Si está trabajando con un prometido que dice ser un amante de la comida, anímelo a pensar en opciones de buffet, como la cena en la mesa o el buffet. Si la pareja tiene buen ojo para el arte, inclúyalos en la creación de las invitaciones y en la elección de los centros de mesa. Quizás la novia tenga talento musical y esté pendiente de una banda específica.

Aprovechando cada uno de tus puntos fuertes, encontrarás zonas donde brillan de forma natural. Esto permitirá que el proceso de planificación sea más divertido y colaborativo.

3. Muestre su experiencia.

Planear una boda es una tarea enorme. Inevitablemente, habrá puntos de conflicto. El novio puede querer un postre no tradicional, mientras que la novia insiste en un pastel blanco clásico.

En lugar de permitir que sus parejas se concentren en estos puntos de tensión, use su conocimiento de la industria de eventos para guiar su toma de decisiones y tranquilizarlos en el proceso.

Como experto, has visto decenas de bodas y eventos. Si bien no es posible suavizar todas las decisiones, puede brindar consejos que se ajusten a su descripción general.

No dude en compartir qué arreglos de asientos suelen ser exitosos y cuáles no funcionarían en su lista de invitados. Si se ven confundidos, ayude a la pareja a comprender la importancia de decorar la cohesión. Presente las mejores opciones de carpas para sus objetivos ambientales. Si las preferencias de la pareja se interponen en el proceso de planificación, aproveche la oportunidad para mostrar sus habilidades y encontrar las mejores soluciones.

Si bien casar las ideas de los novios puede ser un desafío, es gratificante llegar al día de la boda de tu pareja con una celebración que combina con éxito tus ideas y tus mayores sueños.